¿Incontinencia Urinaria por practicar deporte?

Un entrenamiento descompensado puede provocar, a la larga, pérdidas de orina en mujeres deportistas

Las mujeres deportista son un grupo de riesgo de padecer incontinencia urinaria. Su prevalencia va desde el 8 al 40% al que se le asocia principalmente la IUE ( Incontinencia urinaria de esfuerzo). La actividad física implica un aumento de la presión intraabdominal que incide sobre la masa visceral y el suelo pélvico, con el consecuente resultado de un cierre uretral deficiente durante el esfuerzo.

 Para ser más clara, la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo se define como la perdida involuntaria de orina cuando se produce un aumento de la presión abdominal. Esto ocurre cuando aparece tos, estornudos, risa, cuando se levanta objetos, cambios de posición. 

El suelo pélvico es un conjunto de músculos situados en la base de la pélvis cuya función es la de sostener el útero, la vejiga y el intestino grueso. También alberga la salida de la uretra, la vagina y el ano.

El estado muscular óptimo es necesario para prevenir prolapsos e incontinencias. Para la mujer con IUE, la perdida de orina puede llegar a ser un problema no solo higiénico sino también laboral, social y emocional.

En los últimos años, el deporte entra a formar parte del listado de factores de riesgo junto con ser joven, nulípara (no haber dado a luz), físicamente activa y saludable.

Se debe a la descompensación entre las musculatura del suelo pélvico y la abdominal. Las deportistas en sus planes de entrenamiento tienen en cuenta el estado de toda la musculatura pero olvidan ejercitar también el suelo pélvico.

 Si una mujer tiene unos abdominales muy tonificados, aumentará la presión interna sobre los órganos abdominales (intestinos, estomágo, hígado...) y pélvicos (útero, vejiga), es decir, los empujará hacia abajo. Si la musculatura del suelo pélvico no está trabajada, no está tonificada, provoca que el esfinter uretral, por donde sale la orina, esté debil y no pueda cerrase cuando por ejemplo,  se salte, se corra, se cargué peso,  se lancé una jabalína  o simplemente se ría.
 
La solución es sencilla, la prevención es importante. Se debería añadir en los planes de entrenamiento, un apartado focalizado para el suelo pélvico. Al ser músculos, se han de trabajar como tales teniendo en cuenta que se fatigan rápido.  Ejercicios de activación perineal, electroestimulación o conos vaginales (diferentes pesos), son algunos de las opciones que existen y se practican para fortalecer el suelo pélvico.


Si ya se sufre de incontinencia, existe una amplia gama de técnicas a nivel fisioterapéutico con el objetivo de requilibrar la musculatura pelviana, que van desde la realización de eejrcicios tipo Kegel, pasando por electroestimulación funcional hasta técnicas de reforzamiento del suelo pélvico, entre otros. 

La IUE tiene recuperación temprana,solo hay que empezar a tratarla al primer signo de escape. rodearse de profesionales que nos puedan personalizar el entrenamiento perineal a  la disciplina que se practique.  
 

Comentarios

Los comentarios pueden estar moderados si contienen contenido inapropiado.
Aviso: tu comentario se publicará de forma anónima. Accede a tu cuenta para enviar el comentario con tu nombre.

3 Comentarios

Mostrando todos los 3 comentarios
  • pablo_cabello pablo_cabello

    #3 - 2012-01-27T22:31:32Z

    Enhorabuena por tu primer artículo con nosotros!

  • anonimo Anónimo (Victor-Hotel-11)

    #2 - 2012-01-25T22:19:45Z

    gracias, un saludo

  • anonimo Anónimo (Tango-Uniform-7)

    #1 - 2012-01-24T22:37:04Z

    Me ha resultado de lo más origina el artículo tratado

Autor del artículo:

marian_zamora_saborit

Marián
Zamora Saborit

Sigueme: @7maryann