La dificultad del cierre de las propuestas

Este artículo va para todos los perfiles comerciales que como yo y nuestros equipos, estamos continuamente con la intención de plantear cosas llamativas a posibles clientes para que depositen un granito de confianza y se pueda construir una relación duradera. Sólo quería lanzar un mensaje de ánimo, de aliento, de motivación, de apoyo...porque no hay otra. Después de un gran trabajo para llegar al punto de tener una propuesta encima de la mesa, llega la parte más difícil, elcierre de la misma. 

Con el tiempo uno va adaptando su entusiasmo de ver las cosas cerradas antes de tiempo, va midiendo que hasta que no esté firmada esa propuesta no vale para nada, con el tiempo uno va midiendo los mensajes que lanza de estimación de ventas a nivel interno, y con el tiempo uno mide las opciones generadas por su equipo, sabiendo si son a corto, medio o largo plazo.  Qué importante es saber medir los plazos de una venta! 

Tengo claro que es mucho mejor ser una hormiga, trabajar, trabajar y seguir trabajando para que ese trabajo de sus frutos...con un pequeño matiz, ese proceso hay que hacerlo con constancia, humildad, esfuerzo y actitud...cumpliendo estas premisas es muy difícil que no de sus frutos. Creo en ello y entiendo que no hay otra metodología. Aquí nos encontramos con otra dificultad añadida, que no es más que el corto plazo que impera en las organizaciones, cosa normal cuando priman los resultados, el número, la facturación, la rentabilidad, el margen....en definitiva el beneficio, frente al coste. ¿Tiempo? 

Una vez llegado a ese momento de cierre, influyen muchos factores, siendo fundamental que el cliente no se enfríe, que no baje la temperatura que ha hecho que la propuesta esté donde esta en ese momento. La experiencia me dice, que si no se mantiene ese punto álgido con el cliente hasta el cierre de la misma, tiene muchas posibilidades a no salir para delante. Cada organización es un mundo, los presupuestos son un ser vivo que van moviéndose en función de muchas cosas que uno no puede controlar...por lo que la temperatura y agilidad para el cierre se lleva gran parte del posible éxito. 

Por lo tanto queridos amigos del mundo de las ventas, no hay otra...hay que saber llevar muy bien el NO, el NO tengo presupuesto, el NO puedo trabajar con tu empresa si no está dentro de los proveedores homologados, el NO porque no estoy con esa necesidad, el NO por lo que sea....ese NO debe hacernos más fuertes, para seguir insistiendo, seguir trabajando, seguir luchando para que finalmente lleguen los objetivos marcados. 

#Vamossssss


 

Comentarios

Los comentarios pueden estar moderados si contienen contenido inapropiado.
Aviso: tu comentario se publicará de forma anónima. Accede a tu cuenta para enviar el comentario con tu nombre.

1 Comentarios

Mostrando 1 comentario
  • anonimo Anónimo (Yankee-Victor-8)

    #1 - 2016-06-12T09:51:39Z

    Completamente de acuerdo.
    El cierre es el proceso más complicado de la venta. Y realmente empieza en cuanto comienza el proceso de venta.
    Para evitar las frustraciones es fundamental seleccionar el Target. Sólo a aquel al que le soluciones algún problema te permitirá cerrar.
    Vivimos en un mundo global, y tu cliente puede estar en cualquier rincón del mundo. Emplea el tiempo suficiente en buscarlo, y ahorrarás mucho tiempo en negativas.
    Una vez localizado Hay que golpear mientras el hierro está caliente: "Strike While the iron is hot"

Autor del artículo:

pablo_cabello

Pablo
Cabello

Sigueme: @pablocabello